Los productos para el hogar se ubicaron en el segundo puesto en ventas, en unidades

 

La cuarentena y las medidas de aislamiento social tuvieron un impacto negativo en casi todos los rubros de la economía. Uno de los pocos sectores que pudo registrar datos positivos fue el comercio electrónico: en el primer semestre del año, se duplicó la facturación de las empresas que venden sus productos online.

Además, en este período, un 8% de los argentinos compraron por primera vez en forma electrónica. Entre los “debutantes” se incluyen los centennials, el segmento de los más jóvenes, y los sectores de menores ingresos.

Un 8% de los argentinos compraron por primera vez en forma electrónica. Entre los “debutantes” se incluyen los centennials, el segmento de los más jóvenes, y los sectores de menores ingresos

Según una encuesta elaborada por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico y Kantar, el sector facturó $314.602 millones en la primera parte del año, un 106% más en comparación con el mismo período el año anterior. El porcentaje está por encima de la inflación acumulada entre junio de 2019 y junio de 2020, que fue del 43%. En todo 2019, el sector había facturado $403.278 millones.

El estudio fue presentado este jueves en eCommerce Day Argentina, un evento que reúne a los especialistas y empresas del sector y que por primera vez se presentó de manera virtual.

 

Otro dato positivo para el sector es que hubo un crecimiento en las compras que efectivamente se concretan luego de una búsqueda. La tasa de conversión entre cantidad de sesiones y órdenes de compras pasó de 1,06% en la primera mitad de 2019 a 1,46% en la primera mitad de 2020. “Hay más gente navegando, pero también más gente comprando; no solo curiosean sino que deciden cerrar su compra online”, destacó Sambucetti.

El crecimiento explosivo de la demanda también provocó dificultades en la logística, pero según el directivo de la CACE se fueron corrigiendo con el correr de los meses. En abril, solo un 24% de las entregas se hacían en 24 o 48 horas. Pero el porcentaje para la primera mitad del año creció al 53%. Las entradas en una o dos semanas fueron el 65% durante abril y luego pasaron a 42%.

“El e-commerce llegó para quedarse y cumplir un rol relevante en las compras de todos los días. Era el medio por elección para comprar un pasaje y tecnología pero ahora se incorporaron otros hábitos a través de todas las categorías”, afirmó Sambucetti.